Archivo de la categoría: Miscelánea

La canción de mi verano

Ummmm…… ya huele a veranito!

Un saludito rápido

Siento tanto tiempo de ausencia pero el deber es el deber y los exámenes de Diciembre están acechando a la vuelta de la esquina. Así que solo me queda decir:

” Estudiar no para contradecir y refutar, ni para creer y dar por supuesto, sino para sopesar y considerar”

FRANCIS BACON

Voy a continuar sopesando los sólidos inorgánicos…

estudiar

Al rico mejillón!

Los mejillones son moluscos que viven formando comunidades más o menos numerosas fijados en las rocas a las que se adhieren por medio de su pie. Se encuentran en la zona de mareas o por debajo de esta, pero siempre en sitios de poca profundiad. La capacidad de filtración de los mejillones es enorme, pudiendo llegar a bombear hasta 8 litros por hora.

Los mejillones son unos bioindicadores especialmente sensibles a sustancias tóxicas: se distribuyen en todas las aguas costera del mundo, lo que permite comparar resultados; son sedentarios, por lo que representan el estado de contaminación de un área determinada; concentran muchos de los contaminantes tóxicos existetes en el agua (los niveles de acumulación pueden ser en algunos metales, de órdenes de magnitud diez o cien veces superiores a los que se acumulan en los peces) y son especialmente resistentes a los contaminantes.

P.D:… pero que ricos están al vapor con una gotita de limón…

Primer día de clase

Hoy ha sido mi primer día de clase de este último año (deseo y espero). Aunque llevo miles de años en la facultad, anoche estaba nerviosa. Como si fuese la primera vez que iba. Me imagino que será lo que me ocurre en los últimos años: miedo al fracaso. Empezar un curso nuevo y que me supere (habla la voz de la experiencia en fracasos escolares, debo recordar que llevo miles de años en un edificio en medio del monte).

Tras quedarme dormida, el cual me costó por culpa de esos nervios sin sentido, dormí como un comatoso. Lo peor es cuando toca el despertador. Sabes que empieza la cuenta atrás para subir a la facultad pero aún así te lo tomas con calma el café mañanero. Estoy en el tiempo límite para salir por la puerta a la velocidad de Boltz pero aún así, doy vueltas por el piso como un pato mareado. Cuando creo que ya voy lo suficientemente tarde, arranco a la velocidad de la luz (2,99792458·100000000 metros partido de segundo) o un cero menos, realizando una carrera de obstáculos que ni en las olimpiadas: personas que van a trabajar, yonkis, repartidores de periódicos gratuitos, amas de casa con un niño pegado a la mano, repartidores, obras, cañerías rotas, semáforos…

Al ver a lo lejos el autobús, te viene un subidón que te hace andar más rápido porque si lo pierdes…. seguiría ahora esperándolo! Me subo al bus con la tranquilidad de que por ser el primer día no llegaré tarde… Mentira!!!Nada más enfilar Alfonso Molina, un atascoooo! me río de los de Madrid!! En el autobús, como siempre, parecemos un anuncio móvil de anchoas del norte; Yo, sudando como un chorizo por la carrera que me metí antes (me estoy planteando en ducharme de noche porque total, cuando llego al bus parece que vengo de andar por el Sahara), amoratada por culpa del hierro al que me agarro y  la delicadeza cero del busero,me da tiempo a escuchar medio disco y esperando que el atasco se deba a un accidente con espectacular. Tras más de media hora (lo habitual es tardar como mucho 15 minutos), veo el coche culpable de todo ese caos: un pinchazo, era un pinchazo!!! Si llega a ser un choque múltiple, evacuan toda Coruña!!

Al llegar a clase, tarde, la profesora ya empieza a echar picadas por llegar tan tarde a mí y a 20 personas que entraron detrás, vamos, los únicos que no tienen coche

Una vez en clase me dio todo igual, ya no tenía nervios ni por llegar tarde ni por empezar un curso nuevo. ¿Por qué? Por que estaban mis compañeros de fatigas de la carrera, porque todos empezamos con ganas de acabar, porque nos apoyamos y porque el chico que no está matriculado sigue estando en los pasillos

En este nuevo curso, todo sigue su curso

P.D: Suerte a todos los estudiantes! este es nuestro año!!

Pequeños retales de felicidad

Las ventajas de tener poco dinero es que soy feliz con pequeñas cosas que ocurren en mi vida.

Ahí van unos ejemplos:

Guardar la ropa de verano y sacar la de invierno (o viceversa). Aunque la ropa es la misma que la del año pasado, me encanta sacarla del armario e imaginarme como la voy a combinar, cuando la voy a poner… Siempre me alegra la cara!

Comprar mensualmente mi revista favorita de moda. Adoro la moda!!! Y como no puedo comprar lo que yo quisiera, me encanta mirar detalladamente las fotografías de mi revista. Me puedo pasar horas!! Además, en el número anterior pone la fecha de cuando estará el próximo día en los kioscos, pues los días previos ya estoy impaciente por saber lo que traerá. El día D, de camino al kiosco, me entran cosquillitas en el estómago y es inevitable que salga a la luz mi sonrisa cuando veo la portada. Después en casa, el mismo ritual: me pongo cómoda, me siento en mi escritorio y la miro detenidamente para en los días siguientes leerla de arriba abajo. Es mi gran placer del mes.

Escoger el libro que voy a comprar. Estoy suscrita al Círculo de lectores. Me hice socia por varios motivos: Cuando vino el chico a “venderme” la suscripción, estaba con un resacón enorme y, por tanto, muy maleable; otra razón es que así me obligaba a leer más (en cambio ahora tengo un mono horrible a la lectura, no puedo estar sin un libro) y por último, mi agente es un encanto. Cuando me deja la revista en casa, realizo el mismo ritual que con la revista de moda: me pongo cómoda, me siento en el escritorio y empiezo a ojear todo el universo de palabras que se abre en torno a mi. Puedo estar una hora escogiendo. Qué me apetece leer ahora? Una novela? Un libro de divulgación? Comedia? Amor? Suspense?…Ayer ya decidí: la última novela de Paul Auster (Un hombre en la oscuridad). Estoy impaciente por que vengan a buscar mi pedido y tener mi libro nuevo en mis manos. Una vez en mi posesión…. La alegría que voy a sentir debe ser comparable con la que alguien sienta cuando se vaya a comprar un vestido negro de Givenchy y tengan su talla, no?